El Castro de Viladonga, que destaca en el paisaje de la parte NE de la Terra Chá lucense, se empezó a excavar en 1971 (hasta 1978 por M. Chamoso Lamas; desde 1982 bajo la dirección de F. Arias Vilas) y continúan en él, de forma periódica, los trabajos arqueológicos tanto de excavación como de limpieza y consolidación.

El yacimiento es un verdadero modelo formal de castro característico del Noroeste, con varias murallas y fosos que albergan dos antecastros o aterrazamientos y una amplia acrópolis o corona central. En este recinto principal es donde se encuentran la mayoría de las construcciones descubiertas hasta ahora: viviendas, corrales y almacenes, algún edificio de uso social o comunal, etc., agrupadas todas ellas formando conjuntos o barrios que se articulan en torno a dos calles principales y una ronda paralela a la muralla principal.

Las estructuras defensivas y de habitación, y los abundantísimos materiales que continuamente proporciona el yacimiento (y que se exponen selectivamente en el Museo monográfico), evidencian para el Castro de Viladonga un asentameinto u ocupación duradero e importante sobre todo entre los siglos II y V d.C., haciendo de él un sitio clave para conocer, estudiar y comprender la evolución del mundo de los castros en la etapa galaico-romana.


ESTUDIOS DE ESTRUCTURAS
Barrio Norte: zona occidental
Barrio Norte: zona oriental    
Sector Barrio Central
Análisis de dos unidades habitacionales


EXCAVACIONES
1972-1975
1988-1998
2003
2006
2007