AVANCE INFORMATIVO SOBRE LOS TRABAJOS ARQUEOLÓGICOS EN EL CASTRO DE VILADONGA EN 2003 (I)
Felipe Arias Vilas
Fotografías: Enrique Jorge Montenegro Rúa
Tamén en galego

Una vez iniciada la campaña de excavaciones de este año en el Castro de Viladonga (VD-03), autorizada y costeada por la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la Xunta de Galicia, los trabajos ya comienzan a dar sus frutos en las dos áreas de excavación abiertas.

En la zona situada a la derecha de la entrada principal a la acrópolis, se comprueba la continuidad de la muralla en esta parte Este del yacimiento, con mayor potencia de cimentación de la que se pensaba. Además, y aunque el devenir de la campaña tendrá que ratificarlo, la muralla parece abrirse con una ligera curvatura hacia el paso de entrada a la corona interior del Castro.

También en esta zona de la “croa”, apareció un muro de unos 7 m. de largo, paralelo a la muralla y a unos 4 m. de distancia de esta, formando así, quizás, una especie de calle o intervallum, aunque posteriores campañas habrán de aclarar esta cuestión.

En la otra área abierta, en el llamado Antecastro Oeste, ya están bien documentadas tres paredes de una construcción rectangular y alargada que ya se había apuntado en la campaña de 1996. En su interior, además del silo y el hogar ya conocidos, se registran varios pisos de ocupación y uso muy seguidos. En el lado Este de esta construcción, un alinamiento de piedras planas parece separar la parte “doméstica” de otro espacio de utilización más “artesanal”, deducida provisionalmente por la presencia de un posible canal y una zona de combustión local, si bien los hallazgos no permiten asegurar ninguna funcionalidad concreta.

En este Antecastro se produjeron hasta ahora los hallazgos más significativos, por otra parte coincidentes con la cronología principal galaico-romana de este asentamiento: una fíbula en omega, un borde de terra sigillata hispánica, dos fichas o calculi de pizarra, dos monedas de bronce tardorromanas, además de numerosos trozos de tégula, al lado de losas agujereadas y, a veces, conservando el clavo de fijación.

Dentro de unos diez días, se podrá disponer de mayor información sobre esta campaña de excavaciones, que rematará a fines de octubre con los necesarios trabajos de limpieza general y consolidación puntual en el Castro.


Castro de Viladonga, 26 de septiembre de 2003


Avance informativo siguiente

Home