Página anterior

Página siguiente

- Entonces, si aquí casi todo lo hacías vosotros, no teníais que ir a las tiendas como nosotros para comprar comida, ollas, telas, jarras, tazas...
- Era de otra manera. Recuerdo que, cuando yo era todavía un niño, llegaban mercaderes que venían de Lucus, de Brigantium o de más lejos, trayendo cosas hechas fuera de aquí para cambiarlas por otras que teníamos nosotros o que hacíamos. Pero ahora utilizamos más las monedas para comprar vidrio, o piezas para adornarse las mujeres -y también los hombres-, o algunas herramientas especiales, o vasos y platos de un barro muy rojizo que hacen fuera de Gallaecia, y otras cosas que ya casi no recuerdo.